El derecho a la libertad de culto

El papa Francisco, desde que asumió el pontificado hace unos años, ha hecho varios llamados a propios y extraños, siempre con su singular carisma y perspicacia. En diciembre pasado, durante un Ángelus recordó a los fieles, y a los no tanto, que la libertad religiosa es un derecho inalienable. Las palabras del Sumo Pontífice se desprenden de una justificada preocupación por la persecución y muerte de cristianos en manos de islamistas radicalizados. Más allá del contexto particular, es provechoso recordar el papel central de la libertad de culto en los ordenamientos jurídicos modernos. Se trata de un derecho humano universal, reconocido en una multitud de instrumentos legales.

Como derecho expreso, la libertad de culto fue reconocida en Europa por primera vez durante la Edad Media, aunque rara vez se la practicó. Tendrían que pasar varios siglos y algunas guerras. En América las garantías de libertad de culto fueron surgiendo y respetándose de forma gradual a partir de la Independencia, logrando en la mayoría de los casos validez constitucional. En la normativa del derecho internacional, esta libertad figura en todos los tratados generales. También es así en la Declaración Internacional de Derechos Humanos. Su Artículo 18 señala que todo ser humano tiene el derecho a la libertad de religión y que este derecho supone “la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado”. Esta libertad se ha cimentado por amplio consenso en el ordenamiento jurídico internacional como un derecho humano fundamental e inalienable de toda persona. Es decir, como libertad que toda persona merece por su condición de ser humano.

Mucho se habla de los derechos humanos en la actualidad —y menos mal—, por lo cual es útil saber cuáles son. La libertad de tener una creencia religiosa y manifestarla es uno de ellos. Y en cierto modo, nuestra fidelidad al concepto del Estado de derecho se reflejará en qué tan dispuestos estemos a respetar este derecho.

(Nota: Este texto se publicó originalmente
el 8 de diciembre de 2015
en el Facebook de Interreligiosos SUD)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s