Reseña: Redentores, de Enrique Krauze

Redentores: ideas y poder en América Latina es obra de Enrique Krauze, un intelectual mexicano autor de un sinnúmero de libros. El libro es impresionante, y busca delinear el pensamiento político latinoamericano del siglo XX y albores del siglo XXI. Lo hace analizando, desde una óptica abiertamente liberal, las ideas de referentes del pensamiento latinoamericano. Pero no abarca el pensamiento en abstracto sino que lo encajona en la biografía de cada uno de los pensadores (o “redentores”, como les llama él) que ha seleccionado para la obra. Desde el cubano José Martí hasta el venezolano Hugo Chávez, traza una especie de genealogía de las ideas sumamente interesante.

Le hago dos críticas principales. La primera es que de doce figuras cuatro son mexicanas, y una de ellas (Octavio Paz) se lleva un fajo entumecedor de 190 páginas. Parece una proporción desmedida. La segunda es que el libro habla de «América Latina» pero en realidad se concentra solo en Hispanoamérica: falta Brasil. Parece una omisión grande como, bueno, como el Brasil. Entiendo que existe cierta barrera idiomática, y está bien, pero el subtítulo debería rezar: «ideas y poder en Hispanoamérica».

En fin, las figuras son José Martí, José Enrique Rodó, José Vasconcelos, José Carlos Mariátegui, Octavio Paz, Eva Perón, Ernesto “Che” Guevara, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Samuel Ruiz, el Subcomandante Marcos y Hugo Chávez.

Es imposible resumir todas las ideas en tan erudita obra, así que señalaré apenas algunas me llamaron la atención más que otras. Empecemos por el Ariel de Rodó. Este libro, nos explica Krauze, tuvo un herencia marcadamente antiyaqui, sobre todo en el Río de la Plata, pero en la obra hay también una vertiente académica que ve la redención del latinoamericano como una consecuencia inevitable de la educación formal. (Hice algunos comentarios sobre esta inevitable obra en este mismo blog.) De Eva Perón lo más impresionante es su odio clínico hacia los ricos y poderosos que toda la infancia la humillaron. Todo tiene un vuelco oscuro: Juan Domingo y Eva terminan recibiendo el tesoro de los nazis y escondiéndolo en cuentas de Suiza. A su muerte, entre los miles y miles de objetos que tenía Eva Perón había cucharas de plata con la Estrella de David… Del Che Guevera resalta la furia iracunda con que encaró el mundo y sus delirios mesiánicos (incluso suicidas). Krauze subraya el proceso que llevó al fervor religioso en que desencadena la figura del Che. El autor lo vincula con la tradición católica y su devoción por los santos: la generación de la segunda mitad de siglo, al apartarse de la religión, vuelca sus fervores hacia una figura laica, un mártir de la ideología, un «santo enfurecido». Del Subcomandante Marcos relata su surgimiento y desvanecimiento gradual. Lo interesante es que el gobierno mexicano decidió tranzar con él y los neozaptistas. En vez de porfiarse con su eliminación total, fue accediendo a varias de sus demandas, y de a poco, el movimiento fue perdiendo fuerza… Y la joyita de la torta es el capítulo sobre Chávez, que es útil para entender muchos de los desvaríos de ese hombre. Estaba convencido de que la historia la hacían los grandes hombres, que eran ungidos por «el colectivo» para llevar a cabo esa voluntad de todos. Para Chávez, la historia de Venezuela quedó suspendida en el aire después de Bolívar y le tocaba a él escribir su segundo capítulo. A Chávez le faltó poco para proclamarse la encarnación de Bolívar, y en varias ocasiones se proclamó el ungido por «el colectivo» para hacer historia. Con ese pensamiento, no hay cabida para la oposición, las ideas liberales, etc.

La tesis que maneja Krauze en Redentores es que la historia de América Latina es una búsqueda constante de redención (y por eso el fervor religioso que levantan algunas figuras laicas). Lo que anda mal es tanto que no queda más opción que anhelar una redención, la llegada de una figura que reestablezca el orden perdido o que establezca un nuevo orden, un mundo mejor. La penúltima oración del libro encapsula bien la idea: «Mientras haya pueblos sumidos en la pobreza y la desigualdad, aparecerán redentores (por lo general, universitarios) que sueñen encabezarlos y liberarlos».

Aclaremos que Krauze no cree que en ese modelo esté la solución; más bien cree que la mejor opción para América Latina es la democracia. De todos modos, la tesis es interesante porque sirve para entender la triste tendencia hacia el autoritarismo en nuestra América. Y solo por eso, por esa perspectiva que permite explicar tantas cosas de la América de los redentores, vale la pena leer esta obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s