Un ojo por mi esposa

María González, mujer de las tierras andaluzas, tenía alma de cantante…

La muchacha del niño en brazos

En los días en que las FARC y el gobierno colombiano se metían bala en el monte, Anahir Laurito vivía entre el asfalto y los ladrillos de Bogotá…

El valor de los perros

Mirta Vaz se preocupaba por su hijo viajero, y cuando no pudo más con la angustia armó las valijas…

Un coatí y un tucán

Mi esposa y yo íbamos para los ocho años de casados y teníamos dos hijas cuando viajamos a conocer las cataratas del Iguazú…

El Oro del Rhin

En 1927 un inmigrante alemán puso en Montevideo una confitería que lleva por nombre Oro del Rhin…

Los rascacielos de Nueva York

Israel Baz vivió en Montevideo toda la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s